Uroginecología

DESCENSO DE VEJIGA

La mujer, igual que el hombre, tiene en la parte baja de la pelvis un abertura cubierta por un conjunto de músculos denominados piso o diafragma pélvico. Este piso no esta completamente cerrado, permitiendo el paso de la uretra, la vagina y el recto. Además, este diafragma sostiene los órganos abdominales. El embarazo por si sólo y el parto “normal” sobre distiende la abertura vaginal dejando cierto grado de debilitamiento muscular que puede aumentar cuando es necesario hacer maniobras adicionales a fin de extraer al recién nacido o cuando el parto es prolongado. La suma de estos factores va dar lugar a que la abertura vaginal aumente y en lugar de permitir solo el paso de la vagina, va a permitir, al mismo tiempo, el paso de la vejiga con la consecuente salida de este órgano produciendo así el “descenso de vejiga”.

   

MANIFESTACIONES CLINICAS

Las manifestaciones dependen del grado de descenso de la vejiga y de la asociación con otros problemas urológicos. En el primer caso cuando el descenso es leve no produce molestias y se descubre cuando la mujer se somete alguna exploración genital ginecológica. Cuando el descenso esta más avanzado entonces produce sensación de "peso" a nivel de la vagina y la  vulva, otra sensación es la salida y entrada de una especie de cuerpo extraño por la vagina que entra y sale. A veces puede quedarse fuera la vejiga y ya no regresar a su posición original dificultando la marcha a lo que se denomina prolapso. Los problemas urológicos asociados son  incontinencia urinaria de esfuerzo (salida involuntaria de orina cuando se tose o se ríe o levanta objetos pesados) e incontinencia urinaria de urgencia (deseo incontrolable de micción con salida de orina). Por otra parte, también puede asociarse con otras anomalías de posición como histerocele (descenso del útero a través de la vagina) y rectocele (salida del recto también a través de la vagina).

ESTUDIOS CLINICOS

El estudio clave para saber la ubicación de la vejiga es la observación directa, con ello es más que suficiente en la mayoría de los casos. Otra veces se descubre un descenso de la vejiga mediante  estudios eocgráficos y radiológicos como urografía excretora y cistografía realizados con otro objetivo. Sin embargo repito, en la mayoría de los casos el descubrimiento es sólamente por historia contada por la paciente y el examen físico.

TRATAMIENTO

Existen muchas variantes en el tratamiento según los casos. El descenso único de la vejiga, o sea, sin otros problemas asociados, se trata dependiendo del grado de descenso. Los grados avanzados se corrigen mediante cirugía devolviendo la vejiga a su posición, la operación suele hacerse a través de la vagina misma. Cuando existen condiciones asociadas, entonces la indicación de corrección depende principalmente de la enfermedad agregada y, por tanto, se utilizan los criterios propios de dicha enfermedad. En situaciones en las que el el útero o matriz está también descendido es preferible realizar una histerectomía con corrección de la posición de la vejiga simultáneamente. La corrección puede ser tanto por vía vaginal, laparoscópica, mixta ó como por vía abdominal abierta.

 

 

 


[ Inicio ] [ Ginecología ] [ Infertilidad ] [ Oncología ] [ Uroginecología ] [ Ecografía ] [ Publicaciones ] [ SEFRA ] [ IBI ]
[ Clínica Alemana ] [ Dr. Kushner ] [ Contáctenos ]



Sitio desarrollado por MegaLink• © 2006 • Derechos Reservados